VISITAS GUIADAS: Acceso sin colas y visita guiada

Datos prácticosVisitas esenciales

El Alcázar de Sevilla, entender el complejo antes de la visita y visión general

El Real Alcázar de Sevilla

Introducción al Alcázar de Sevilla

Visitas guiadas:  646156814

Entender el Alcázar

Lo que conocemos como Alcázar de Sevilla es un gran complejo que alberga varias edificaciones diferentes y un zonas de jardines.

Es importante tenerlo claro para poder organizar mejor la visita y seleccionar aquello que se prefiere ver. Además, es interesante saber que a parte de lo más típico (Jardines y Palacio), existen puntos de gran interés mucho menos populares pero que merecen mucho la pena y permiten una visita más relajada.


Las zonas principales del Alcázar de Sevilla

Una vez pasas las taquillas y entras en en el Patio del León, accede al siguiente Patio de la Montería, que es digamos la zona central de referencia.

Lo primero es tener el plano oficial del Alcázar de Sevilla. Allí verás las zonas principales:

  • Palacio del Yeso. Dos pequeñas salas del Alcázar originario, muy antiguas
  • La Casa de la Contratación. Conjunto de estancias que fueron destinadas a la gestión del comercio con América. Ver el Cuarto del Almirante y la Capilla.
  • Palacio del Rey Don Pedro o Palacio Mudéjar. Tal vez la zona más atractiva, con patios y salones maravillosamente decorados.
  • Cuarto Real Alto. Residencia oficial de los Reyes, gestionada por Patrimonio Nacional. Visitable con entrada especial.
  • Palacio Gótico. Los nuevos palacios de los reyes cristianos tras la reconquista.
  • Jardines. Hay varias zonas: los antiguos o más cercanos a los palacios y áreas exteriores que se fueron añadiendo siglo a siglo.

 

En la Casa de la Contratación

En la Casa de la Contratación


Nota histórica

Este emblemático conjunto arquitectónico y paisajístico de la capital hispalense fue iniciado en época islámica sobre la base de determinadas basílicas, construcciones funerarias y estructuras hidráulicas de época romana. Las diferentes construcciones que componen el Alcázar de Sevilla se encuentran adosadas a la muralla sur de la ciudad, cara al levante. En su momento la muralla estaba bordeada por el actualmente soterrado arroyo Tagarete, que discurría junto a ella hasta unirse al río Guadalquivir a la altura de la cercana Torre del Oro.

Escenario de la historia de España, por el Alcázar han pasado personajes históricos como Al Mutamid, Fernando III “el Santo, Pedro I “el justiciero”, Isabel de Castilla o el Emperador Carlos I, entre muchos otros.

La Torre del Oro

La Torre del Oro


Un desarrollo progresivo

Con el transcurrir de los tiempos la primitiva alcazaba fue tornándose en el actual conjunto de edificios, muestra de variados estilos arquitectónicos que abarcan desde el arte califal hasta el mudéjar, pasando por el arte almohade, el estilo gótico o el renacentista, con majestuosos jardines, que en su conjunto constituyen un deleite para la vista y el olfato de aquéllos que tienen el privilegio de pasear por sus recónditos caminos, oír el trinar de la variedad de aves que los habitan y el cantar de sus numerosas fuentes y surtidores, respirando, mientras tanto, las fragancias de su variada flora, aislados por la imponente muralla perimetral del Paseo Catalina de Rivera y de los Jardines de Murillo, que lo separan de la vida cotidiana que mueve a una ciudad moderna.

Jardines de Murillo

Jardines de Murillo


Palacios y edificaciones

Las diferentes construcciones y palacios de que se compone tienen una distribución horizontal, con una altura máxima de dos plantas, tejados a cuatro aguas sobre escaleras y a dos aguas sobre las plantas. El primero de ellos en ser construidos fue la primitiva alcazaba, las edificaciones que rodean al conocido actualmente como patio de banderas. En aquella época la capital hispalense dependía del Califato de Córdoba. Así, la alcazaba fue la residencia del gobernador, el Dar al-Imara.

Data de inicios del siglo X. De planta cuadrada, el acceso al recinto se encontraba por una puerta acodada, hoy cegada, situada entre las plazas del Triunfo y de la Alianza, aunque visible en su vertiente exterior desde la calle Joaquín Romero Murube.

Durante la etapa posterior al periodo califal, con los primeros reinos Taifas y en época de Al Mutamid, el rey poeta, comenzó a crearse la variedad de formas y estilos comentada con anterioridad. Fueron construidos el Al Qasr Al Mubarak y el palacio al-Qasr-al-Zahi. No tuvo otra ampliación hasta la época almohade (1146-1248), momento en el que se aumentó su superficie, añadiendo el espacio que ocupan parte de los actuales jardines, en aquel entonces bordeados por el río Tagarete. T

ambién se construyeron nuevos edificios y palacios, algunos de cuyos vestigios han quedado insertos en construcciones colindantes, como el Patio del Yeso.


Tras la Reconquista

Fue Alfonso X, el hijo del rey Santo, tras la reconquista, quien aprovechó un patio de crucero almohade existente para ordenar la construcción del palacio gótico, en forma de U y con bóvedas de crucería que cubren sus cuatro salas, las cuales recibieron posteriormente el nombre de Salones de Carlos V. Presenta robustos contrafuertes en forma de torres almenaras y torres en sus cuatro ángulos. Este palacio fue restaurado en época de Carlos V.

Ya en el siglo XIV tuvo lugar el mayor esplendor constructivo de los Reales Alcázares de Sevilla. En primer lugar, al monarca castellano Alfonso XI debemos la existencia de la Sala de la Justicia, con sus yeserías mudéjares. Pero fue Pedro I el rey que entre 1364 y 1366 ordenó la construcción del Palacio que lleva su nombre, a continuación del Patio de la Montería. Caben destacar los dos patios sobre los se que encuadran las diversas estancias, el Patio de las Doncellas y el Patio de las Muñecas, así como la amalgama de estilos, con predominio mudéjar, que le da su propia identidad, transmitida de la mano de artistas toledanos, granadinos y sevillanos.

La zona pública fue el Patio de las Doncellas, junto al Salón de Embajadores, cuya cúpula fue construida por Diego Ruiz, bajo mandato del rey Juan III. El entorno del patio es una construcción en dos alturas. La primera de ellas presenta predominio de características mudéjares, con arcos polilobulados, mientras que la segunda, con sus galerías y corredores, es ya de época renacentista. Su cubierta fue renovada en época de los Reyes Católicos.

El entorno del Patio de las Doncellas se corresponde con la zona privada, más reducida que la anterior. Al igual que ella, presenta una planta inferior de carácter mudéjar. Fue remodelada en tiempos de Carlos V. Durante los siglos XVI y XVII numerosas estancias del complejo palaciego fueron restauradas o reordenadas creando otras nuevas. Entre ellas podemos citar la Sala de Audiencias, el Cuarto del Almirante, el apeadero, las nuevas caballerizas o el Patio de la Montería.


Jardines

No debemos dejar en el olvido los inmensos jardines que rodean a los Reales Alcázares. Este cúmulo de complejas disposiciones ornamentales son el fruto de diferentes épocas y de numerosas remodelaciones, que parten de la etapa renacentista y presentan elementos decorativos manieristas, entre otros diversos estilos. Monarcas como Felipe II, Felipe III y Felipe IV fueron los principales artífices de su engrandecimiento, de la mano del arquitecto Vermondo Resta.

Mencionemos, entre las diversas distribuciones, los Jardín del Crucero (junto a los salones de Carlos V), el de la Danza, el del Príncipe, el del Naranjal (con el Pabellón de Carlos V) o el Grande, sus fuentes y portadas, esculturas como la de Mercurio, Neptuno o el León y la Galería del Grutesco como resto ornamentado de la primitiva muralla. Ya cercanos a la Muralla del Paseo Catalina de Rivera se encuentran los jardines creados en época de Alfonso XIII, comunicados con el exterior por la Puerta de Marchena.

Jardines del Alcázar de Sevilla

Jardines del Alcázar de Sevilla


Sus eventos históricos y actuales

Así pues, desde sus inicios, como residencia de los gobernadores andalusíes en Sevilla, hasta llegar a convertirse en residencia de la Casa Real cuando sus miembros residían en Sevilla, el complejo palaciego ha vivido numerosos capítulos de la historia de la ciudad hispalense relacionados con enlaces matrimoniales, nacimientos y otros eventos reales.

A modo de ejemplo, en los Reales Alcázares de Sevilla se celebraron nupcias como la de Carlos V e Isabel de Braganza o murieron monarcas como Alfonso X el Sabio. Además, en época de la invasión napoleónica fue cuartel de alojamiento para los soldados franceses y almacén. Y no sólo ha quedado ahí, sino que incluso sus salas y jardines han sido escenarios de rodaje de series mundialmente conocidas como Juego de Tronos.

En definitiva, este complejo arquitectónico, actualmente gestionado por el Patronato del Real Alcázar de Sevilla, destaca por ser un enclave histórico, turístico y cultural que muestra diversas etapas de la historia de la ciudad sevillana, y que ha permitido la combinación, entre sus salas, muros, jardines y portadas, de eventos culturales de todo tipo, como podrían ser las Noches en los Jardines del Alcázar, celebradas en época estival. Es uno de los grandes monumentos de Sevilla.


 

¿Te gustó este reportaje?

Haz click en una estrella para votar

Nota media 5 / 5. Recuento de votos 1

No votes so far! Be the first to rate this post.

Reportajes relacionados
Visitas esenciales

El Palacio Gótico y Patio del Crucero, el inicio del dominio cristiano

Visitas esenciales

Sala de la Justicia y Patio del Yeso

Datos prácticos

¿Visitas el Alcázar? Mira aquí primero para ver las 5 claves

Datos prácticos

Visita guiada al Alcázar de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *